viernes, 16 de diciembre de 2011

IX Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas. Valencia 20-23/10/2011

El pasado mes de Octubre se celebró en Valencia el XI Congreso Internacional de Asociaciones Jacobeas, durante los días 20 al 23. Nuestra Asociación estuvo presente en tal evento con una nutrida representación.  Consideramos que era importante nuestra presencia en tal evento para darnos a conocer y colocar nuestro proyecto Vía de Bayona en el mapa de las Asociaciones Jacobeas.

Como nuestra asociación es muy joven y no tenemos experiencia en estos menesteres, fuimos a Valencia al abrigo de nuestra Asociación hermana de Burgos, y a fe que acertamos en nuestra decisión.
Salimos de madrugada desde Burgos, con un frío de abrigo y guantes. Parada turística en Calatayud donde Maribel y Conchi hicieron las veces de guías de lujo, ya que ellas son de allí. Como dice la copla preguntamos por La Dolores, y nos enseñaron todo esto.


De nuevo carretera hasta Teruel donde paramos a comer. Visita al centro histórico, Torres Mudéjares, y foto obligada en la Plaza del Torico, que  no Torito.


Cerca de las siete de la tarde Valencia nos recibió con un tiempo espectacularmente bueno para la época, con un solito y 27º que a los de Burgos nos pareció un regalo caído del cielo.

Llegada al hotel y reparto de habitaciones. Nos alojamos en el Hotel Inglés, ubicado en el corazón del centro valenciano, gran ventaja para nosotros ya que tuvimos todos los espacios donde se celebraron eventos del Congreso muy a mano. Un acierto por su elección a la organización.

A continuación fuimos al Centro Cultural Bancaja,  donde se celebraba el Congreso, recogida de Credenciales y documentación, y asistencia a la primera ponencia realizada por el Prof. Dr. D. Luis A. García Moreno, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Alcalá de Henares y miembro de la Real Academia de la Historia.

La jornada institucional terminó con una recepción ofrecida por el Excmo. Ayuntamiento de Valencia en el Palau de Cervelló, edificio construido en el siglo XVIII por los condes de Cervelló, como no. Actualmente sólo se conserva con su aspecto original  la fachada que es de estilo neoclásico.
Y nuestra primera jornada en Valencia terminó de tapeo por el centro histórico de Valencia.


La asistencia al Congreso se  ideó  por parte de nuestra organización en dos opciones claramente definidas.  La opción A correspondía a la asistencia al programa oficial con las correspondientes ponencias, mesas redondas, comunicaciones, etc. La opción B lúdico festiva, mucho más relajada como vais a apreciar, es la que eligió el que suscribe por lo que es la que os voy a contar.

El viernes nos tocó visita turística a dos localidades cerca de Valencia. Primero estuvimos en Alzira, con z como sus habitantes lo describen, la ciudad de las fiestas. Cada mes del año hay algo que celebrar, según nos indicó el guía que nos proporcionó el propio ayuntamiento de Alzira. Pasamos unas horas muy agradables conociendo la importancia del río Júcar en el enclave del municipio, el centro histórico declarado BIC (Bien de Interés Cultural), la arciprestal de Santa Catalina, y el edificio de la Casa Consistorial del siglo XVI, declarado monumento nacional desde 1930. La visita terminó en el museo municipal de Alzira, lugar que aglutina desde la historia del municipio con materiales arqueológicos incluidos, hasta una colección pictórica del artista local Teodoro Andreu, fiel discípulo del maestro Sorolla. Una gran acogida por parte de los alcireños. Os aconsejo la visita a ésta bella localidad.

Después nos llevaron a Algemesí, al museo de la Festa, visita a la Basílica de San Jaime Apóstol y comida en el Casino Liberal con una paella valenciana de las de verdad, como no podía ser menos.

Regreso a Valencia por la tarde y nos preparamos para asistir a la cena de Gala ofrecida por la organización del Congreso en el  Hotel Astoria. Momento de encuentro entre todos los congresistas, donde cada uno muestra al resto sus mejores galas, ambientado en  una cena de postín. Es el lugar adecuado para darse a conocer en éste mundo de las asociaciones Jacobeas, y poner las bases de una buena relación.

El sábado realizamos una  visita turística al centro de Valencia. Yo personalmente sólo  conocía de Valencia  la Ciudad de las Ciencias y las Artes, y la verdad es que me encandiló. Con un guía de lujo llamado Jesús Aguirre visitamos por éste orden la Catedral,  cuyo origen se remonta al siglo XIII y es una mezcla de estilos desde el románico hasta el barroco; la Torre del Miguelete, campanario de la Catedral, construido entre los siglos XIV-XV, DE 50,85 metros de altura, en cuyo interior se encuentra una escalera de caracol por la que se accede hasta la terraza de la torre, con unas vistas impresionantes de Valencia, es una experiencia inolvidable. Para bajar, hay un semáforo que regula el tránsito por las escaleras, con lo que os podéis hacer idea de las personas que caben en dichas escaleras. Lonja de la Seda, o La Seda, como se conoce normalmente por los valencianos, patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO en 1996, fiel reflejo de la prosperidad en la que se vio inmersa la capital del Turia durante  los siglos XIV y XV. A resaltar personalmente el agradable olor cuando entras en el “patio de naranjos” y la tranquilidad que se atisba, a pesar del incesante trasiego de los turistas. Nuestra última visita corresponde al Mercado Central, edificio modernista inaugurado en 1928, donde en seguida la vista se fija primero en la  inmensidad de puestos, alrededor de 1.000 según el ayuntamiento de Valencia, y a continuación en los azulejos y vidrieras de colores característicos del edificio. En conjunto un regalo para los sentidos. Nos llamó la atención la gran variedad de productos del mar que había para la venta, tanto en cantidad, como en calidad.


Sábado por la tarde, visita obligada a la Ciudad de las Artes y de las ciencias, en concreto al Oceanográfico y al Delfinario. Como broche final la organización nos sorprendió con un coctel en el propio recinto, un lugar muy agradable en consonancia con la maravillosa noche que nos hizo.  Los de Briviesca triunfamos en compañía de los compañeros de Burgos y  guardamos nuestros mejores recuerdos de la visita a Valencia. A la vuelta al hotel, parada obligatoria en la zona portuaria, visita a la Playa de La Malvarrosa.


El domingo tempranito nos levantamos para asistir a la misa de la Catedral en la Capilla del Santo Cáliz, y a continuación asistimos a la clausura del congreso, para al fin coger el autobús de vuelta a casa.


En resumen, fueron unas jornadas de mucha actividad, casi de obligada asistencia para nuestra Asociación, al ser de nueva creación,  unos recuerdos inolvidables, y en el capítulo de agradecimientos en primer lugar a la Asociación de Burgos, y en particular a su presidente y nuestro amigo Jesús Aguirre, sin cuya estimable colaboración y dedicación no hubiera sido posible organizar un evento como éste, sin olvidarnos también de nuestros queridos amigos Gregorio Martínez,  Ángel Nájera y el propio Jesús, por su aportación al Congreso ya que asistieron e intervinieron  –y en ocasiones sufrieron- a las Jornadas técnicas.

Texto y selección: Enrique Ortiz
Fotos: Pedro García.
Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Briviesca Bureba.

No hay comentarios: