jueves, 19 de agosto de 2010

Etapa del Camino de Santiago Vía de Bayona entre Monasterio de Rodilla y Burgos

Madrugamos con la certeza de que al final de la etapa el sol nos iba a castigar con fuerza, por lo que muy temprano ya estábamos todos los entusiastas jacobeos a las puertas de la imponente ermita románica de Nuestra Señora del Valle, en Monasterio de Rodilla. Como llevábamos un guía de lujo, José Antonio Moreno Tamayo, especialista en vías romanas y erudito de la historia, aprovechamos para recibir amplios conocimientos sobre ésta ermita.




Y salimos desde el camino que nace por encima de la fuente del paraje de la ermita. Es una cuesta un poco pronunciada perfecta para calentar las piernas. La niebla nos siguió hasta que llegamos al Alto de la Brújula, e hizo bajar mucho la temperatura. Alguno nos acordamos del jersey que habíamos dejamos en el coche. El camino era precioso serpenteado entre un bosque de coníferas y la subida se hizo más pronunciada, hasta salvar el desnivel que hay entre la cumbre y las tierras de La Bureba.

Tras llegar a La Brújula, atravesamos un parque eólico que nos dio mucho juego con las cámaras de fotos ya que la niebla se estaba disipando por abajo, y el conjunto tenía un parecido a los gigantes que vio Don Quijote de la Mancha.

Cruzamos por un pinar e iniciamos un suave descenso hasta que nos juntamos con la Calzada Romana llamada Vía de Italia. A partir de allí fuimos observando los paneles informativos, balizas y miliarios que nos informaron sobre la importancia de ésta enorme obra de ingeniería romana que aún hoy se pueden observar vestigios conservados.








De ésta manera salimos del término de Monasterio y llegamos al municipio de Quintanapalla que queda a un par de kilómetros a la izquierda del camino y apareció ante nuestros ojos una impresionante dehesa poblada de robles, rebollos y fresnos.

Seguimos por la Vía Romana y pasamos junto al campo de golf de Riocerezo, realizando la correspondiente parada y aprovechando para hacer fotos a los golfistas.

A lo lejos se vislumbra el pueblo de Riocerezo que se encuentra aproximadamente a unos tres kilómetros de distancia de la Vía de Bayona. Pasamos junto al arroyo de Hurones, y dejamos a nuestra derecha la localidad de Villayermo de Morquillas y seguimos hasta el ya barrio burgalés de Villimar, después de pasar por encima de la línea del ferrocarril y por debajo de la Circunvalación Norte.

Desde Villimar entramos en Burgos y llegamos a Gamonal hasta la calle Vitoria, justo donde se encuentra la magnífica iglesia gótica de Nuestra Señora la Real y Antigua de Gamonal. Aquí nos unimos al Camino Francés.








Pasamos por todo el pueblo antiguo de Gamonal guiados eficientemente por nuestro querido flecha Paco Movilla y nos incorporamos de nuevo a la calle de Vitoria en el edificio de Telefónica. En las cercanías del Monasterio de San Juan nos estaba esperando el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Burgos, nuestro querido amigo Jesús Aguirre que nos guió por el recorrido intramuros del Camino en Burgos hasta llegar a nuestro destino en el Albergue del Cubo. Allí nos sacaron un convite de bienvenida y nos enseñaron todo el albergue. Nuestra máxima sorpresa fue la impresionante vista de la Catedral desde el mirador que existe en lo alto del Albergue. Hasta la siguiente etapa.

Buen Camino.

No hay comentarios: