martes, 1 de junio de 2010

Etapa del Camino de Santiago Vía de Bayona entre Pancorbo y Briviesca

A las 8 de la mañana salíamos de Briviesca en autobús camino de Pancorbo desde donde continuaríamos con nuestra etapa, donde lo dejamos en la anterior, en esta ocasión desde Pancorbo hasta Briviesca con un total de 23 km.

Éramos 23 personas (igual que los kilómetros) las que a las 8, 40 horas posábamos para realizar la foto de familia antes de comenzar con nuestra andadura.

El frescor de la mañana hacia que comencemos con ganas, viendo que la niebla cubría los riscos del desfiladero de Pancorbo y el Castillete donde se encuentran las ruinas de la fortaleza de Santa Engracia. Pasamos por un lado del polígono industrial para coger el camino paralelo a la vía del ferrocarril y así irnos alejando de nuestro comienzo.

A medida que íbamos avanzando la niebla iba dando paso a las vistas de La Bureba y caminando entre fincas de trigo en todo su esplendor con un verde intenso. Que distinto estaba el camino desde la última vez que lo hicimos, todo árido.

En un par de horas recorrimos la distancia que nos separaba de Zuñeda, donde como siempre nos recibieron con una gran cordialidad. Tanto Alberto, su alcalde como las “hospitaleras” que abrieron el bar de la Villa para atendernos con su amabilidad y simpatía habitual. Nos invitaron a café y dulces después de haber dado cuenta de nuestros almuerzos, sellamos las credenciales, nos enseñaron la Iglesia y continuamos con el Camino.


En Zuñeda se nos unieron cuatro personas que nos acompañaron hasta Grisaleña, una de ellas religiosa y de las cuales dos, continuaron hasta Briviesca.

En Grisaleña vimos la Iglesia y nos entretuvimos poco rato para continuar y allí se nos unió otra persona.

De Grisaleña a Cameno llegamos en un pispas y allí nos estaban esperando en el bar del pueblo con un ágape con refrescos y “picoteo”. El alcalde de barrio de Cameno José Manuel Ortega que había venido haciendo la etapa completa desde Pancorbo, ya había dejado encargado el preparativo para el recibimiento. Nos enseñó el local donde tiene pensado habilitar el albergue y luego fuimos a visitar la Iglesia. Por dentro es enorme y la tienen muy bien cuidada.

Salimos de Cameno con nuevos ánimos después de haber terminado con la sed y en media hora más estábamos en la entrada de Briviesca, en el Paraje de la Epitafia donde está proyectado un Plan de actuación con área de descanso para los peregrinos, fuente y lavadero de pies, así como adecuar el paso subterráneo par atravesar la N-I y la vía del ferrocarril por debajo.


Solo nos quedaba sellar la credencial, labor que hicimos con sumo agrado por parte de los miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Briviesca Bureba al estrenar el sello.

Y con esto, foto de familia a la salida del puente y nos despedimos hasta la próxima etapa que realizaremos entre Briviesca y Monasterio de Rodilla.

No hay comentarios: