martes, 18 de mayo de 2010

Etapa del Camino de Santiago entre Miranda de Ebro y Pancorbo

A las ocho de la mañana salimos de la plaza mayor de Briviesca en dos microbuses ya que se apuntó más gente de lo que pensábamos en principio. Allí repartimos las credenciales del Camino a los nuevos peregrinos que nos las solicitaron.

Llegamos a Miranda y desde el parque Antonio Machado nos sellaron las credenciales los miembros de la Asociación de Miranda. Nos hicimos la foto de salida desde el Árbol del Buen Camino y salimos por la Calle La Estación en dirección al centro histórico de Miranda.

Después de pasar por la Plaza de España, enfilamos la carretera de Orón, con el cielo completamente encapotado, incluso cayeron unas gotas que presagiaban un buen aguacero.


Pasamos por el bonito pueblo de Orón y llegamos al Hospital Santiago Apóstol, desde donde nace un camino de tierra por el que continuamos debidamente marcado con la famosa flecha amarilla que nos guía por todo el recorrido.

En las proximidades de Bujedo, cogimos la carretera que lleva hasta dicho pueblo y a unos doscientos metros nos metimos en otro camino que nos llevó hasta Ameyugo.

Sobre las 11,00 de la mañana en la plaza del pueblo almorzamos al solito, ya que la mañana se había convertido en un agradable día de primavera, que nos acompañó hasta el final de la etapa.

Después de recuperar las fuerzas nos dirigimos hacia el último tramo de la etapa, y el más encantador. En cuanto cruzamos un arroyo el paisaje cambio, y nos envolvió una preciosa masa forestal con un hermoso verde. A medida que fuimos avanzando, comenzamos a ver los enormes arcos del puente de la vía del tren que atraviesa el desfiladero de Pancorbo. A continuación pasamos por el desfiladero, al lado de la carretera y por debajo de otro viaducto que hacían el entorno aún más interesante.


Al poco llegamos a la ermita del Cristo del Barrio, donde nos juntamos todo el grupo de nuevo y aprovechamos para sacar alguna foto.

Una vez llegamos a Pancorbo, visitamos la iglesia de Santiago, como no, y nos recibió una encantadora señora que se encarga de enseñar dicha iglesia.

A continuación visitamos el Centro de interpretación de los Montes Obarenes, observamos las espectaculares maquetas sobre el entorno y terminamos ésta etapa del Camino de Santiago en los autobuses de vuelta a Briviesca, con la clara sensación de haber pasado una mañana muy agradable.

No hay comentarios: